Novedades

Atrás

NVEMAR-GEO apoya en la identificación de áreas con potencial de restauración ecológica – ecosistema playas de arena. / Agosto 05 de 2014

Durante las últimas décadas  el uso inadecuado de los recursos naturales ha modificado negativamente los ecosistemas;  generando un deterioro rápido y extensivo, hasta el punto de hacerse evidente su degradación (Figura 1). Por esta razón,  es necesario llevar a cabo estrategias de recuperación para los ecosistemas perturbados, entre ellos las playas de arena, que permitan el restablecimiento de los bienes y servicios que estos pueden prestar. A partir del año 2013 y bajo convenio interadministrativo entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible - MADS e INVEMAR, se ha venido diseñando e implementando una metodología que permita llevar a cabo una evaluación integral de los ecosistemas partiendo de la evaluación de estado, causas de deterioro (problemáticas) y servicios ecosistémicos que estos prestan, los cuales ayudan  a la selección y priorización de las áreas. En este caso particular, el programa GEO implementó una estrategia para identificar el potencial de restauración en el ecosistema de PLAYAS ARENOSAS en los litorales Pacífico y Caribe colombianos. 

 

Las playas constituyen el hábitat de diversas especies tanto de flora como de fauna; razón por la cual, un gran número de playas de nuestras costas se encuentran bajo la tutela de diversas figuras de protección medioambiental. Para el caso de Caribe colombiano, varias playas de los departamentos del Magdalena y Bolívar hacen parte de un Parque Nacional Natural (Tayrona en el caso del Magdalena y Corales del Rosario y San Bernardo para Bolívar). Para el Pacífico lo mismo ocurre con las playas de isla Gorgona o el Parque Sanquianga, las cuales hacen parte de la zona declarada Parque.

Para identificar el potencial de restauración de una playa, es importante llevar a cabo una evaluación integral que permita que todos los elementos que influyen en el desarrollo, estado y funcionalidad de la misma puedan ser evaluados a fondo para determinar desde que aspecto se puede implementar mejor la restauración. Al contemplar indicadores como balance sedimentario, presencia de residuos sólidos, de especies clave, diferentes usos de la playa o las problemáticas que pueden presentar, se recrea con los elementos disponibles un escenario  que apoye  la toma de decisiones sobre el ecosistema a restaurar (Figura 2).

Durante el desarrollo de este proyecto se llevó a cabo la identificación de 297 playas de arena a lo largo de las zonas costeras en insulares de Colombia, de las cuales se llegó a la priorización de 101 que presentaron regular o mal estado por su grado de erosión o contaminación. Posteriormente, se evaluaron indicadores biológicos como la presencia de aves playeras y tortugas marinas, así como los servicios ecosistémicos que presta en términos de uso lúdico o de defensa (presencia de construcciones urbanas o vías en la playa trasera) y finalmente, se identificaron las principales problemáticas que presentaban (residuos sólidos, turismo desmedido, construcción en frente de playa,entre otras). En conclusión, la metodologíareflejó de  manera general la realidad de las áreas evaluadas y permitió darle prioridad a ciertas playas de acuerdo a su potencial de restauración desde todos los aspectos posibles con la información disponible.

 

Autor:

Nombre: Julian A. García M.

Cargo: Investigador

Contacto: julian.garcia@invemar.org.co